Prostitutas maltratadas prostitutas jovenes

prostitutas maltratadas prostitutas jovenes

Se llamaba Aminata, La Muñeca Prostituta, y ya no solo pesaba, también desconcertaba, confundía y molestaba.

Hasta que le dabas la vuelta: Aminata existe, tenía 13 años cuando se convirtió en prostituta, llegó a cobrar 20 céntimos de euro por tener sexo y 1,50 le parecía una pequeña fortuna. Enfermó, fue violada y maltratada. Contrajo enfermedades de transmisión sexual, a su padre ni lo recuerda y su madre murió, vivió entre la basura y durmió mientras las ratas caían por la hojalata del techo.

Aminata tenía 13 años cuando empezó todo y no soñó nunca con ser prostituta. A De la Fuente le cuesta mantener la emoción y el orgullo cuando lleva un rato de conversación al teléfono. Por los datos técnicos pasó sin problema: En Sierra Leona tuvieron todas las facilidades que pueden pedirse en un contexto así: Consiguió casi cualquier propuesta: El objetivo de esta película es mostrarla y enaltecer la figura de estas chicas.

De la Fuente, que conoció Sierra Leona en , sabe que la herida de la violencia y la muerte en el país supura sin descanso: Era bueno en su trabajo y cumplía sus metas de ventas, así que los dueños de la empresa estaban contentos con él.

Tres meses después de cambiarme a mi nuevo apartamento, mi vecino, que me alquilaba el mismo, se ganó la lotería. Siempre me pareció una buena persona. Se llamaba Gabriel, a secas, como me pidió que lo llamara. Acababa de cumplir cuarenta y no trabajaba, vivía de algunas rentas. Con la noticia de que había ganado la lotería vi rondar la casa a varias personas que nunca había visto. Familiares y amigos que tenía tiempo de no ver se aparecían por su casa.

Sin embargo, nadie le sacó dinero porque él tenía sus propios planes. Pero después de un tiempo, después de acostarse con todos los que puedes, después de que te han estrangulado, de que te han puesto un cuchillo en la garganta o te han puesto una almohada sobre la cabeza, necesitas algo que te dé valentía.

Mi vestido se atascó en la puerta y él me arrastró por seis cuadras. Me arrancó la piel de mi cara y de un costado de mi cuerpo. Fui al hospital y me llevaron inmediatamente a Emergencias. Debido a la condición en la que me encontraba, llamaron a un oficial de policía quien me vio y dijo: Yo oía cómo la enfermera se reía con él. Me dejaron en la sala de espera pues yo no valía nada, como si no mereciera los servicios de Emergencias después de todo.

Y fue en ese momento, mientras esperaba a que llegaran los del nuevo turno y a que alguien me atendiera, que empecé a reflexionar sobre mi vida. Hasta entonces, siempre había tenido alguna idea de qué hacer, a dónde ir, cómo levantarme de nuevo. Recuerdo que miré hacia arriba y le dije a Dios: Dios se ocupó de mí inmediatamente.

Una doctora vino, me atendió y me dijo que fuera a la asistencia social del hospital. Pero me dieron un tiquete de bus para que fuera a un lugar llamado Casa Génesis, que manejaba una maravillosa inglesa llamada Edwina Gateley, quien se convirtió en mi heroína y mentora.

Me ayudó a cambiar mi vida. Me dijeron que me tomara mi tiempo y que me quedara cuanto fuera necesario. Me quedé casi dos años. Gracias a Edwina Gateley aprendí sobre el valor de esa profunda conexión que puede darse entre mujeres, ese círculo de confianza, amor y apoyo que un grupo de mujeres se pueden dar entre ellas.

Pero empecé a ser voluntaria con trabajadoras sexuales y a ayudar en una investigación de una universidad. Después de un tiempo me di cuenta de que nadie estaba ayudando a esas jóvenes. Nadie iba y les decía: Un atrapasueños es un objeto de los americanos nativos que se cuelga cerca de la cuna de los niños. Se supone que no deja pasar a las pesadillas. Eso es lo que nosotras queremos hacer: También tenemos clubes después de clases con jóvenes iguales a como yo era en los Una puede ser callada e introvertida, mientras que otra es ruidosa y odiosa.

Las conocimos cuando tenían 11, 12, 13 años de edad y estaban completamente destruidas. Ha habido gente que me dice: Él es un experto en prostitución". Yo lo miro y me dan ganas de decirle: Algunos piensan que lo que ayudaría a las trabajadoras sexuales es que su trabajo no fuera ilegal.

Puede estar bien para una, que esté pagando su carrera de Derecho, pero no para otra, quien fue abusada cuando era niña, quien nunca tuvo otra opción, quien sólo estaba tratando de conseguir dinero para comer. Pero déjame preguntarte algo: Puede parecer bien ahora.

La chica que estudia Derecho puede decir que sólo tiene clientes de calidad que llegan a través de una agencia, que ella no trabaja en las calles sino que se encuentra con ellos en habitaciones de hotel.

prostitutas maltratadas prostitutas jovenes Lo que desde las misiones se llama reunificación y que ya han conseguido con éxito en casos. Por favor, vuelve a intentarlo. Pero también por la discriminación de la mujer en el país. El totazo empezaría en cuatro salarios mínimos por contratar a una prostituta durante los primeros dos años de vigencia de la ley y escalaría hasta 32 algo así como 23 millones de pesos después de nueve años. Enviar a dirección de correo electrónico Su Nombre Tu dirección de correo electrónico Cancelar La entrada no fue enviada. Traté de escaparme, pero me prostitutas maltratadas prostitutas jovenes y me castigaban muy duro. Por eso yo cargaba una llave alrededor de mi cuello, me iba y volvía sola del kínder.

0 Replies to “Prostitutas maltratadas prostitutas jovenes”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *